Compartir
duelo en la infancia

Cuando hablamos del duelo, no es una situación sencilla para ninguna persona. Pero si perder a un ser querido resulta duro para un adulto, entenderás que lo es aún más complicado para un niño.  Los niños enseguida ven como su fuente de seguridad se rompe en mil pedazos. Eso se traduce en una sensación de pérdida de control que acabo por desbordar sus emociones. El ser humano es un ser social, por lo que las relaciones que tenemos resultan vitales. Y si se rompen por la muerte, los lazos afectivos que teníamos con esa persona se pierden transformándose en duelo. Por eso hoy queremos hablarte de cómo gestionar el duelo en la infancia.

¿Cómo puede afectar el duelo en la infancia?

El objetivo más importante es aportarle al niño/niña la sensación de seguridad que antes mencionábamos. Al igual que un adulto, el duelo en la infancia tiene su proceso de reestructuración. Las situaciones que nos están tocando vivir con motivo de la pandemia de la COVID-19 son un estímulo constante de contacto con el duelo. Y para el niño/niña no solamente impacta la pérdida de un ser querido, sino también el confinamiento. Porque queramos o no, todos nos hemos tenido que adaptar emocionalmente a esa realidad. En la infancia ha ocurrido lo mismo al no poder ver a la familia, los amigos y amigas con los que jugaban, no ir a clase en su colegio, no poder ir al parque…etc.

En qué debemos trabajar

Para tratar este asunto, conviene destacar los consejos de Zenaida Aguilar, profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC y Psicóloga infantil en el Instituto Carl Rogers, UOC – Universitat Oberta de Catalunya. Ella nos aporta cuáles pueden ser las mejores pautas de cara a gestionar la pérdida de un ser querido en la infancia, pero que según ella se pueden adaptar a otro tipo de duelo como el que nos ocupa.

Primero, el apartado comunicativo

  • Comunicación. Mejor hablarlo lo antes posible. Busca el lugar y el momento adecuado. Utiliza un lenguaje fácil y sencillo. Céntrate en lo que ha sucedido, sin utilizar eufemismos que generan más confusión («se ha ido»,»se fue al cielo» o «se ha quedado dormido para siempre»). Si la muerte es anticipada, conviene ir preparando el terreno con el niño/niña poco a poco. Haz uso de la antelación que dispones. Visita al enfermo en el hospital si es posible y que se procese lo que está sucediendo. Así el niño también ve cómo el ser querido no está cómodo con la situación ni dónde debería estar.
  • Argumentación. Aportar los motivos y dialogar dependerá de cómo es el carácter de la persona y su edad. Puede funcionarte un cuento, recordar otro tipo de pérdidas o duelos que reconozca como una mascota. Puede ser incluso una planta de la casa o una serie que ya no pueden ver. Es muy importante el respeto y la empatía para responder a sus alocadas preguntas. Necesitan seguridad. Y si no sabes la respuesta, puedes admitirlo y reconocerlo, ya que como hemos dicho tampoco es fácil para un adulto.
  • Escucha activa. Esto significa acompañamiento. Cada niño y niña va a tener su forma de expresar cómo se siente. Tienes que ponerle atención y demostrarles que el duelo se puede canalizar en rabia o tristeza. Es como el binomio mente/cuerpo reacciona a la pérdida. No le juzgues y respeta su ritmo.

Reforzar su seguridad

  • Rutinas. Mantener las rutinas les aportará seguridad.

Trabajar la empatía

  • Consecuencias. Revisa si le está afectando el duelo a ciertos aspectos de su vida. Puede ser falta de concentración, memoria o sus habilidades sociales. Su datos académicos y sus amigos son siempre buenos indicadores.
  • Expresión. No tengas miedo a expresarte delante de ellos. Al contrario, demuéstrales la naturalidad de compartir como te sientes y ganarán en seguridad. Si escondemos nuestras emociones y les mostramos que «todo va bien», ellos aprenderán a congelar sus emociones y el daño puede ser mayor. Son esponjas y nosotros modelos a seguir.
  • Aceptación. Acoge su dolor y no lo minimices ni lo ridiculices. Lo importante es que noten nuestra presencia y nuestro acogimiento. Evita los «no llores», «no estés triste», «tienes que ser valiente» o «no está bien enfadarse así». Estos mensajes coartan su libertad de expresión. Le impiden procesar la pérdida.

Trabajar las emociones

  • Qué palabras utilizar. Aquí no tenemos trucos infalibles, pero si algunos elementos que te vendrán bien. «Entiendo que te sientas así, duele mucho perder a alguien». «Entiendo que ahora no te apetezca hablar de ello pero podemos estar en silencio abrazándonos». «Es terrible lo que ha pasado, cuando lo necesites puedes decirme cómo te sientes». «No tengo palabras pero podemos compartir el silencio». «A mí también me entran muchas ganas de llorar cuando pienso en él/ella».
  • El apoyo del «para siempre». Recuerdos, imágenes y sensaciones. El amor es para siempre. Esas sensaciones no se olvidarán y estará bien tenerlas en cuenta y ponerle palabras.
  • Rituales. Sí. Es importante hacerles partícipes del ritual de despedida siempre que ellos quieran. Es conveniente que los niños puedan asistir al tanatorio y al funeral. Así empiezan a digerir lo que ha sucedido y empezar a trabajar el duelo adecuadamente. Si el niño no lo desea, escúchalo y respétalo. También es importante poderle explicar que el cuerpo del difunto no siente ni sufre nada. Muchas veces se nos puede llegar a olvidar y marca la diferencia en cómo después se procesa la muerte en la infancia. En los últimos meses la situación para poder despedirse en los tanatorios se ha visto modificada. Para contrarrestarlo, puedes simularlo con rituales «caseros». Busca un lugar cómodo y tranquilo para el niño/niña y dedica tiempo a expresar los sentimientos. Puedes hacer menciones especiales, contar anécdotas o recuerdos o incluso dirigirnos directamente a esa persona con palabras que nos quedaron por decir. Las fotos son un muy buen recurso, como también las cajas/baúl de los recuerdos, los dibujos o una canción especial. Todo vale.

Encuentra más recursos sobre el duelo

En Funeraria Magdalena tenemos una amplia experiencia en el sector funerario y somos la única funeraria en Castellón que tiene por meta ayudarte en una situación difícil. Tenemos servicios y tanatorios repartidos por toda la provincia para estar más cerca de ti y reducir tus gestiones para que puedas centrarte en lo más importante. Si echas un vistazo a nuestros servicios, puedes comprobar los funerales hoy en castellon, pero también tenemos en el blog multitud de recursos sobre el duelo que te pueden ser de ayuda: