Compartir
coronavirus

El Presidente de la Asociación Española de Profesionales de los Servicios Funerarios (AESPROF), Juan Antonio Alguacil García, ha comparecido para aclarar esta cuestión del coronavirus. Los últimos días hemos visto informaciones en distintos medios donde expertos en enfermedades contagiosas, aseguraban lo siguiente:

“los cadáveres de personas fallecidas de coronavirus u otras infecciones virales, no pueden infectar a personas vivas”.

El presidente ha calificado estas opiniones como equivocadas y graves. Alguacil afirma que estas manifestaciones muestran un absoluto desconocimiento de las implicaciones sanitarias que comporta la manipulación de cadáveres. Los cadáveres siempre deben ser tratados como «potencialmente contagiosos» sin importar su patología o causa de la muerte. Por lo tanto, en Funeraria Magdalena nos suscribimos a las palabras de Alguacil para confirmar que:

“es falso que una cadáver no pueda transmitir a una persona viva una infección vírica”

Cómo evitar infecciones de coronavirus al trabajar con cadáveres

La manera más efectiva de evitar infecciones es trabajar respetando las normas de bioseguridad. Estas normas implican un conjunto de medidas destinadas a mantener el control de los factores de riesgo laborales. Estas proceden del trabajo con agentes biológicos, físicos o químicos. Además las normas están para disminuir los riesgos en caso de contaminación, según el presidente de AESPROF. Para manipular a un cadáver debemos utilizar los Epi adecuados:

  1. Equipo de Protección Individual- En función del escenario que nos vamos a encontrar y también del estado del fallecido.
  2. Recogida de un cuerpo es en un hospital o en un domicilio privado. El profesional debe utilizar lo siguiente: guantes y mascarilla de tipo FFP1 y si es FFP2 mejor.
  3. Escenario donde el fallecido se encuentra en estado enfisematoso o la autolisis (porque se ha iniciado el proceso infeccioso de manera ostensible). Además de utilizar todo lo anterior también debemos enfundarnos: un mono de recogida desechable, mascarilla tipo FFP3, gafas o pantalla protectora, calzas para los pies y doble guante de látex y de nitrilo.

¿Qué riesgos existen?

  • Biológicos. El personal funerario y los tanatopractores asumimos el riesgo de contraer enfermedades infecciosas. Ya sea por: inhalación de aerosoles, contacto con gotas, secreciones o por accidentes inciso, punzantes con objetos contaminados, con fluidos potencialmente infectantes.
  • Microorganismos. Mycobacterium tuberculosis (especialmente en bacterias de multirresistencia), virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), hepatitis B (VHB), y hepatitis C (VHC), de la rabia, influenza H1N1,Hantavirus, virus de fiebre hemorrágica, altamente letales, (virus del Ébola, virus Lassar…etc). Además de hongos, Treponema pallidum y Salmonella tipo (4-10 ), también nos encontramos con cadáveres con enfermedades priónicas, que afectan a seres humanos y es la causante de la encefalopatía espongiforme.

Mediante estos estos datos puedes hacerte una idea de los riesgos que supone el trabajo en el sector funerario. Bien sea en tanatorios castellón o en crematorio castellón. Alguacil ha mostrado su malestar al escuchar a “expertos” banalizar el trabajo que hacen tanto funerarios como tanatopractores cuando manipulan un cadáver que padece una infección vírica. Debemos recordar que el ministerio de sanidad ya ha publicado el protocolo para el manejo de cadáveres a seguir con los fallecidos por coronavirus. Desde las asociaciones del sector se manda un mensaje de tranquilidad a la población. Te recomendamos que hagas caso a las autoridades sanitarias en relación a los protocolos de prevención.