Compartir
amortajar

Nuestra última entrada sobre el cementerio de Castellón guardaba una curiosidad especial sobre el ritual funerario islámico: el proceso de amortajar a un difunto. Este variaba sus acciones respecto a un amortajamiento tradicional en nuestro país, por lo que conviene recordar en qué consiste.

Amortajar a un difunto: ¿en qué consiste?

Este proceso pertenece a la rama de la tanatopraxia, que es conocida por sus cambios evolución a lo largo de todo el globo. La tradición evidentemente varía según la región y la cultura, pero resulta elemental conocer por qué se realizan los rituales de esa manera. El respeto a las tradiciones debe estar contemplado por cualquier profesional tanatopractor. Con el paso de los años estas costumbres relacionadas con la muerte se han ido perdiendo, en parte por la evolución de la Industria. No obstante, sigue habiendo muchas zonas donde aún se rinde culto y honor a los muertos.

La preparación de la vestimenta

La práctica de la tanatopraxia más conocida es la de preparar el cuerpo del difunto con la última prenda escogida para la sepultura. Esta elección de vestuario se solía hacer en vida y con plenas facultades mentales. Es decir, cuando el día de su muerte aún se veía lejano, para dejar todo listo para cuando se diera el proceso. Principalmente, para garantizar su deseo personal en cuanto al código de vestuario para su recuerdo. Además de estas prendas, se añadía tul blanco recortado de la forma correcta para cubrir el rostro del difunto. También se tenía en cuenta el jabón para lavar el cuerpo y un bote de perfume.

Cómo se amortajaba a un difunto

amortajar

Primero se confirmaba la defunción, para que después únicamente mujeres realizaran la tarea del amortajamiento. Lo depositaban en una cámara especial para lavarlo, peinarlo y vestirlo. Para que no se hinchara el cuerpo, se colocaban en el vientre del difunto un cazo con agua salada o unas tijeras abiertas. Todas estas acciones se realizaban mientras se rezaba. El motivo de amortajar el cadáver no es otro que adecentar el cuerpo del difunto para su visita en el tanatorio. Actualmente es un proceso que se realiza en el mismo Tanatorio Castellón.

Cómo se amortaja hoy en día

El proceso es algo más complejo y meditado. Al cuerpo del difunto se le presiona el abdomen de una manera más ligera que antaño, pero ahora se suele taponar sus cavidades y sellas los cortes que pueda tener en la piel. En resumen, se trata de absorber por un lado líquidos y secreciones del cuerpo para evitar su salida, así como eliminar el contenido del estómago, los intestinos o la vejiga. Por último, se realiza el aseo del mismo para generar una imagen que los seres queridos puedan procesar sobre su pérdida.

A partir de aquí, llegamos al amortajamiento propiamente dicho, envolviendo el cuerpo con una sábana desde el abdomen. Es entonces cuando los profesionales de la tanatopraxia conservan el cuerpo cómo si el difunto estuviese dormido. Si quieres saber más información al respecto de la realización del amortajamiento u otros servicios funerarios en Castellón, puedes encontrarlo aquí.