Compartir
alife

Cuando se comparte un recuerdo, se dice que la memoria de él sigue viva. Este es el motivo de nuestro post de hoy, descubrir la app que ha revolucionado el sector funerario en toda Europa: Alife.

Alife, una app para recordar

El desarrollo de una aplicación ocurre numerosas veces al día, pero pocas veces ocurre en el ámbito funerario. Alife es una aplicación creada para permitirte conectar con familia y amigos para compartir los recuerdos de la persona fallecida. Bajo el concepto de vidas que inspiran, se muestra a personas determinantes que aportan valor, y merecen que mantengamos su memoria.

Funcionamiento de Alife

alifeEl mecanismo de la app se basa en compartir los recuerdos de esa persona especial. Por ejemplo, se pueden elegir fotos, vídeos, canciones o texto para subirlo en línea. Los archivos se ordenan cronológicamente, donde podemos invitar a familiares y amigos a la ceremonia. La pérdida de un ser querido es un momento difícil. Por eso, alife representa una opción que brinda ayuda para saber quién va a atender el acto. Respecto a las invitaciones, permite compartirlo por Whatsapp, Facebook, Twitter, mensaje de texto y correo electrónico.

Una función que puede no ser para todo el mundo

En momentos como los que se viven durante una pérdida, es vital mantener la intimidad y el respeto. Casos como el de Alife puede facilitar la comunicación en el transcurso del fallecimiento, pero no resultar de agrado para la memoria de todas las familias. Sin embargo, esta «red social fúnebre» cuenta con más de 57.000 usuarios a lo largo de 15 países.

alife

A través de compartir el recuerdo de la persona ausente, se promueve la idea de superar la pérdida a través del sentimiento grupal y conjunto. Alife es una red social pensada para crear el perfil de una persona que ha fallecido y a la que queremos mantener en la memoria. Pese a tener solo tres años de vida, la aplicación continúa su expansión para unir a las personas que quisieran a la persona ausente. Este concepto les llevó a ganar el prestigioso premio de oro en el Festival Inspirational en la categoría de Tecnología/User Experience.

Una vez dentro de la aplicación, nos ofrece las siguientes opciones:

  • Compartir. Fotos, vídeos, enlaces o mensajes de texto personales.
  • Vista en Cascada o en Vista Detallada. Para ver los recuerdos cómo se prefiera.
  • Privacidad. Pudiendo ser público o privado.
  • Orden Cronólogico o inverso.
  • Interactúa. Con recuerdos, compartirlos en redes sociales o comentarlos.
  • Espacios especiales. Aquí tienen cabida los mensajes de apoyo, gratitud o dedicatorias especiales.

La importancia está en las personas, no en la tecnología

Steve Jobs decía sobre su trabajo que “No es fe en la tecnología. Es fe en la gente”.

Este pensamiento es el que mantiene cierta distancia con este tipo de aplicaciones, especialmente en momentos tan delicados. ¿Por qué? Porque la tecnología no permite aportar lo que aporta un abrazo de un ser querido. Alife tiene potencial para servir de ayuda en las primeras fases del duelo, al crear un espacio para compartir recuerdos y cariño en comunión. La gran virtud de este proyecto reside en que las restricciones para compartir y privacidad las eligen los familiares, respetando su intimidad en todo momento. En tiempos donde es común que las empresas comercien con los datos de los individuos, representa un gran alivio.

En efecto, la pérdida de un ser querido afecta anímicamente a todos los involucrados, pero mediante Alife se facilita tanto dar una muestra de cariño como valorarlo. El sector funerario y en mayor parte, sus clientes, decidirán la acogida de este proyecto, considerando si es o no el espacio indicado para el duelo en esta época digital. En Funeraria Magdalena te hemos hablado ya de las etapas del duelo, y conviene recordarlas para ayudarte a decidir si este servicio es válido para ti. Como se ha indicado, la app proporciona ayuda en las primeras fases del duelo, pudiendo ser un freno en las siguientes para conseguir superarlo.