Compartir
incineracion tanatorio castellon

Tras el fallecimiento de un ser querido, nos vemos en la tesitura de decidir entre sepulturaincineración. En el caso de la segunda opción, los familiares tienen muchas dudas sobre este servicio. Por ello, dedicamos un post para resolver estas dudas y otra información de interés. Actualmente, en España la elección de la incineración crece cada vez más, llegando a ser un 40% de los servicios funerarios durante el año 2017.

¿Cómo es el proceso de incineración?

Después del último adiós, el difunto pasaría a ser incinerado en las instalaciones del crematorio. Pero, aunque sea una entidad funeraria sería, respetuosa y de confianza, siempre existe la incertidumbre de qué es lo que va a pasar durante el proceso de cremación.

Ante el desconocimiento, lo primero es saber que todo este proceso está regulado por la legislación española en el Decreto 2263/1974, de 20 de julio.

Aquí resumimos el proceso a seguir:

  • Firma de autorización.

Primero, de forma voluntaria, la familia y los más allegados, trasmiten el deseo del difunto de incinerar el cuerpo. Acto seguido, se firma la autorización del proceso.

  • Preparación del cuerpo y del féretro.

Se retiran todos aquellos posibles objetos metálicos, como pueden ser: un marcapasos o joyas. Y por parte de féretro, se retiran las decoraciones del mismo, ya sean metales o plásticos adheridos.

  • Seguridad y proceso.

El horno crematorio tiene el tamaño adecuado para el ataúd y su difunto. Se permite, sin ninguna excepción, que los allegados puedan ver este proceso. Para asegurar la identidad del difunto, se introduce un código identificativo en el ataúd, inscrito en un material indestructible. Posteriormente, este código será entregado con la urna.

La incineración dura aproximadamente dos horas y media y la temperatura de combustión estándar es de 800ºC.

  • Refinación y entrega de cenizas.

Cuando termina la incineración, las cenizas reposan durante media hora para enfriarse. Una vez transcurridos estos minutos, se realiza la refinación. ¿En qué consiste este proceso? En el caso de que la persona fallecida llevara una prótesis, o algún otro elemento, éste se separa de las cenizas.

Una vez todo tratado, las cenizas se entregan en una urna, incluso en varias. También cabe la opción de hacerlo mediante un relicario.

flores funeraria

Después de la incineración…

Tras la incineración, uno se encuentra en la tesitura de decidir qué hacer con las cenizas. Muchas son las personas que deciden atesorarlas en la urna y depositarlas dentro de un nicho familiar. Otros, deciden conservar la urna cerca o transformar las cenizas en joyas, diamantes o retratos. Hoy día existen numerosas empresas que ofrecen estos servicios.

Sin embargo, muchas personas prefieren esparcir las cenizas, bien a voluntad del fallecido o bien por elección propia, ya que es otra manera de despedir a un ser querido, al margen de la tradición.

 

¿Dónde podemos esparcir las cenizas?

La normativa declara la expresa prohibición de no hacerlo en la vía pública. La preceptiva autonómica que regula este ámbito, establece una serie de exigencias legales, aunque limitadas, ya que solo se especifican hasta el momento de la entrega de las cenizas.

No existe una normativa homogénea a nivel estatal, sino a nivel autonómico. Cada comunidad dispone de normas y reglamentos, en cuanto a materia de cementerios, medio ambiente, sanidad mortuoria, etc. Por lo que, llegada la ocasión, debemos consultar la normativa de la jurisdicción en la que nos encontramos. De este modo, podremos saber dónde depositar las cenizas del fallecido, sin suponer un problema legal.

Existen localizaciones dedicadas al depósito de las urnas en los propios cementerios, llamados columbarios. Algunos de los cementerios cuentan incluso con espacios de tierra dentro de sus instalaciones dedicados al esparcimiento de estas cenizas.

En el caso de que nuestro deseo sea depositar las cenizas en un lugar especial para el fallecido o la familia, debemos plantearnos dos opciones. Depositar la urna con las cenizas dentro, o simplemente esparcir las cenizas.

  • En el caso de depositar la urna, debemos conocer que ninguna normativa nos va a permitir depositarla en cualquier lugar, salvo que este homologada con materiales biodegradables. La proliferación de urnas en el mar o ríos, ha hecho que se estén tomando medidas al respecto.

 

  • En el caso de esparcir las cenizas, debemos saber que está totalmente prohibido hacerlo en España. Sin embargo, podemos solicitar un permiso específico exclusivamente para echarlas al mar. Se solicitará en la Dirección General de la Marina Mercante del Ministerio de Fomento. Puede obtener más información en el siguiente enlace.

esparcir cenizas

Creando un equilibrio justo.

Cuando se opta por la incineración no podemos olvidar que debemos encontrar el equilibrio entre los deseos de nuestro ser querido, nuestra voluntad y el respeto por el medio ambiente. En todos los casos existen alternativas, solo debemos encontrar la que mejor se adapte a nuestros deseos.